645 782 916 - 976 24 29 89 info@aragonsingluten.es
Alforfón, los beneficios del trigo sarraceno

Alforfón, los beneficios del trigo sarraceno

El alforfón quizá sea más conocido como trigo sarraceno, debido a cierta similitud física de sus granos, pero en realidad no pertenece a la familia de los cereales. Pese a todo, ha sido utilizado desde hace siglos para confeccionar harina, aunque lo más normal era que acabara destinado a la alimentación animal antes que a la humana, sobre todo en Europa. Sin embargo, la tradición de países como China siempre ha valorado esta planta, tanto por su capacidad nutritiva como por sus propiedades saludables.

No es una planta fácil de cultivar y recolectar y ha sido casi siempre relegado a zonas de tierras poco fértiles. A partir de su harina se confeccionan varios platos, como gachas, galletas, crepes o incluso fideos. Hoy en día la medicina natural usa el alforfón como infusión, ya que su alto contenido en rutina, un flavonoide, es muy bueno para mejorar problemas circulatorios derivados de la fragilidad de los capilares.

Pero las ventajas del alforfón no acaban ahí. Como alimento es rico en carbohidratos y tiene un alto contenido en fibra alimentaria, así que los productos confeccionados con su harina son muy interesantes desde el punto de vista dietético, sobre todo porque no tiene gluten. Es una de las harinas que se está extendiendo para preparar productos sin gluten, lo que unido a su alto contenido de proteína hace de estas semillas un alimento a descubrir.

Aporta vitaminas del tipo B y hierro, lo que se indica para ayudar en tratamientos contra la anemia, además de ser rico en ácido oleico y linolénico, buenos para el colesterol. El contenido de otros minerales, como el fósforo o el potasio, es menor, pero también interesante. Además, se está estudiando su capacidad para aumentar la calidad de la miel en los campos de colmenas.

Foto: Andrey Korzun con licencia CC BY-SA 4.0

Fuente: http://www.bonviveur.es/gastroteca/alforfon-los-beneficios-del-trigo-sarraceno

Secuencian el genoma de la quinoa y podría comenzar a cultivarse en regiones sin altura

Secuencian el genoma de la quinoa y podría comenzar a cultivarse en regiones sin altura

Un equipo de investigación de la Universidad del Rey Abdullah de Ciencia y Tecnología (KAUST) de Arabia Saudita aseguraron que “se podrá desarrollar más variedades aptas para condiciones distintas”.

 

“A través de la secuencia del genoma de la quinoa, hemos proporcionado la base para permitir a los cultivadores trabajar mucho más rápido y eficientemente”, dijo a la BBC el líder del proyecto Mark Tester, de la Universidad del Rey Abdullah de Ciencia y Tecnología (KAUST) de Arabia Saudita.

Según el científico: “Ahora se podrán desarrollar más variedades de semillas aptas para condiciones distintas”.

Las semillas de quinoa contienen saponinas, un compuesto amargo y tóxico que protege a la planta de predadores. Eliminar las saponinas para el consumo humano incrementa los costos de producción.

“Hemos identificado uno de los genes que creemos que controla la producción de saponinas en la quinoa, ésto podría facilitar el cultivo de la planta sin saponinas. En ese caso, la semilla tendría un sabor más dulce”, dijo el profesor Tester.

La semilla de quinoa tiene la particular característica de poder resistir suelos altos en sal, y un gran potencial para crecer en suelos más pobres, como los de Medio Oriente característica que sedujo los investigadores de KAUST para iniciar su estudio.

Los científicos creen que el conocimiento genético ahora adquirido permitirá cultivar plantas más pequeñas y productivas que se mantengan rectas. Estos beneficios podrían obtenerse sin el uso de modificación genética.

La quinoa por dentro

La composición nutricional de la quinoa es rica en proteína y moderada en carbohidratos, además de ser libre de gluten. Estas características han provocado un incremento en la demanda internacional y por ende, que los precios se triplicaron entre 2006 y 2013, principalmente porque fue adoptada como un “superalimento” en EE.UU. y Europa.

 

Fuente: http://www.infocampo.com.ar/secuencian-el-genoma-de-la-quinoa-y-podria-comenzar-a-cultivarse-en-regiones-sin-altura/

 

Desentrañando el genoma de la quinua

Desentrañando el genoma de la quinua

El cultivo del grano andino podrá ampliarse a diferentes regiones gracias al desarrollo del mapa genético.

ANDRES RODRÍGUEZ

Antes de 2005, la quinua, ese pseudocereal que se cultiva desde hace más de 7.000 años en la zona andina entre Bolivia y Perú, no tenía la popularidad de la que goza en la actualidad. Las posibilidades en el cultivo y la producción del denominado “grano de oro” —llamado así por su alto valor nutricional bajo en carbohidratos y, además, ser libre de gluten— han dado un paso importante con el descifrado de su código genético por un grupo de científicos de la Universidad del Rey Abdullah de Ciencia y Tecnología de Arabia Saudí. Los resultados de esta investigación, que fue publicada el pasado febrero en la revista Nature, tienen como uno de sus objetivos que el cultivo pueda ser internacional para que así beneficie a todo el mundo, según dio a conocer esta semana Eric Jellen, uno de los investigadores a cargo del descubrimiento.

La quinua crece en zonas donde las temperaturas son bajas y las altitudes elevadas. Puede desarrollarse en suelos pobres, con baja disponibilidad de agua, además de tener tolerancia a la salinidad de la superficie, características que presenta el altiplano de Perú y Bolivia, países que destacan por ser el primer y segundo productor de este pseudocereal en el mundo, respectivamente.

Pero ¿qué es el genoma? Es el conjunto genético (ADN) que determina las características biológicas de un ser vivo. Según Jellen, de nacionalidad estadounidense, descifrar la secuenciación de este grano ayudará a diversificar los componentes de las semillas, agregarles valores nutritivos, proteínas y antioxidantes, cambiar el tamaño y que logre superar la falta de la resistencia al calor. “El descubrimiento del genoma de la quinua es como abrir un libro gigante de conocimiento. Ahora conocemos la estructura del genoma, dónde están los genes que han sido silenciados por procesos evolutivos y cuáles son los genes que se mantuvieron activos. Sabiendo eso podemos avanzar en esfuerzos para mejorar el cultivo”, explica Jellen a EL PAÍS.

El investigador, quien participó en el foro internacional Oportunidades y desafíos frente al descubrimiento del genoma de la quinua, celebrado el pasado martes en La Paz, dio a conocer que la muestra del grano que fue elegida para este estudio proviene de las costas de Chile, ya que, a diferencia de la variedad andina, por su adaptación y resistencia al calor podría acondicionarse más fácilmente a cualquier ambiente del mundo.

El equipo de Jellen, a la cabeza del proyecto liderado por Mark Tester, estimó que el genoma de la quinua contiene 44.776 genes. Esta labor empleó una tecnología novedosa denominada secuenciación a tiempo real de una única molécula de ADN (SRMT, por sus siglas en inglés). A través de este proceso, explica Jellen, se van marcando con un color diferente los cuatro componentes que constituyen el ADN, que son los nucleótidos adenina, citosina, guanina y timina, representados por cuatro letras: A, C, G y T. El proceso de la SRMT permite visualizar cómo se van acomodando cada una de estas letras en la cadena del código genético.

Con la secuencia del genoma disponible, otro de los desafíos será hallar el modo para que la quinua pueda enfrentarse a “estreses biológicos” —bichos, plagas, enfermedades y condiciones de la tierra de otras zonas geográficas—.

“La colección de estreses biológicos en la región del Amazonas, en Europa o en China es mucho más amplia. Para fortalecer la quinua como un cultivo potencialmente orgánico en esos lugares, tendríamos que acceder a los alelos [cada una de las formas alternativas que puede tener un gen] que existen en las quinuas silvestres”, explica Jellen.

El estudio también da a conocer una investigación a fondo sobre la producción de saponinas, un compuesto amargo y tóxico que confiere a la semilla de quinua una defensa frente a depredadores. Sin embargo, si se lograra identificar el gen que controla la producción de saponinas, se podría producir una semilla sin esa sustancia. “Ya teniendo los marcadores moleculares, podemos tener la llave para regular ese proceso y efectuar un cambio en la función de las saponinas”, agrega el investigador.

Jellen dice que los desafíos están presentes y el libro con conocimiento sobre la quinua está abierto para todas las personas. “Monsanto tenía interés en la secuenciación del genoma de la quinua, pero no queríamos que se hiciera esta obra primero con una compañía privada, con la posibilidad de que ellos pudieran controlar los derechos intelectuales de los genes. Por eso lo hicimos dentro el sector público para que todos puedan utilizar esa información”, asegura.

El reto para Bolivia

El anuncio del descubrimiento del genoma de la quinua tomó por sorpresa a los productores de Bolivia, ya que estos consideran que el hallazgo puede ser una amenaza para el cultivo que se realiza en este país andino, el segundo mayor exportador del grano en el mundo, después de Perú. Frente a esta situación y una probable caída de los precios debido al descubrimiento, Édgar Soliz, presidente del Centro Internacional de la Quinua (CIQ), dijo que no se puede dar la espalda hacia los avances científicos. “A raíz de este descubrimiento tenemos que ser capaces de saber cuáles son las oportunidades para nuestro país y nuestros productores”, precisó.

De acuerdo con datos del CIQ, Bolivia produjo alrededor de 65.000 toneladas de quinua en 2016, de las cuales 35.000 fueron exportadas a Estados Unidos y Europa. El desafío, según Soliz, es apostar por la producción orgánica del grano y la industrialización. “Definitivamente, vamos a seguir manteniendo esa forma de producción orgánica porque el mercado internacional también exige ese tipo de productos. Otro desafío de nuestro Estado es potenciar la industrialización. Podemos ver champús, harina y otros productos a base de quinua, además de su uso en la parte gastronómica. Viendo esto, tenemos que redireccionar nuestra producción con más fuerza hacia otras aplicaciones”, finaliza Soliz.

 

Fuente: http://internacional.elpais.com/internacional/2017/06/15/america/1497563762_144785.html

Quinua genera más del 70% de ingresos en comunidades

Quinua genera más del 70% de ingresos en comunidades

 La producción de quinua en el país llegó a 82.500 toneladas en la última cosecha de mayo, un 10% más con relación al 2016

Los municipios de Umala y Ayo Ayo de la provincia Aroma, basan la mayor parte de su producción en cultivos del grano sagrado, lo que genera para ambos municipios más del 70% de ingresos, logrando que la quinua se vuelva parte fundamental para su desarrollo, por lo que apoyan la producción y exportación de este producto que día a día toma más presencia en el mercado nacional e internacional.Ambos municipios de La Paz, actualmente son dos de los tres más grandes de la región paceña en cuestión de producción de quinua, por lo que este año tendrán la oportunidad de realizar un viaje a Paris–Francia, donde podrán presentar en el mercado internacional el producto.

Según datos registrados por el Centro Internacional de la Quinua (CIQ), a nivel nacional, la producción de este producto llegó a 82.500 toneladas en la última cosecha de mayo, cifra que significa un 10% más que la registrada en pasado año, cuando llegó en el mismo período a 75.000 toneladas.

En este contexto favorable, el alcalde del municipio de Umala, Rodolfo Calle, explicó que su municipio se encuentra a 70 kilómetros de la urbe paceña y se dedica al cultivo de quinua como uno de los principales productos de la región acaparando anualmente más del 70% de los ingresos en su Distrito, por lo que también se logró conseguir apoyo para su promoción y exportación.

“La quinua es una planta ancestral y tiene mucha fortaleza, por lo que está acostumbrada a los diferentes climas que emite la región especialmente el altiplano, efectivamente teníamos poca lluvia en la región, pero ha ido mejorando la situación en los últimos años y la planta logró duplicar la producción”, explicó.

La primera autoridad de Ayo Ayo, aseguró que pese a la falta de agua y a demás problemas climatológicos, la producción de quinua en esta gestión fue de 15 hectáreas, cuando la gestión pasada solo llegó a 10, “hemos mejorado ante todas las contingencias”, enfatizó.

Por su parte, el productor semillas de quinua y papa, Alberto Pinto, indicó que el municipio de Ayo Ayo, también se dedica a la venta de semillas de papa y quinua las cuales están certificadas por el Senasag y son vendidos todos los domingos en la comunidad Collana.

“Nuestro municipio adquiere mejor producción de semillas y reparte entre las 24 comunidades que tenemos, por lo que proporcionamos el J´acha Grano o también conocido como la quinua real dulce, también ya estamos vendiendo al exterior” comentó.

Explicó que 22 comunarios forman esta nueva organización que ya cuenta con personería jurídica y dota de semillas a todo su municipio. “Sin duda alguna vamos a potenciar la producción de quinua y de papa, porque nosotros somos los mejores de este rubro”, enfatizó.

En cuanto al municipio de Umala, que se encuentra a 140 kilómetros de la urbe paceña, su alcalde Walter Rojas, explicó que su municipio es uno de los que mayor cantidad de quinua comercializa para el consumo a nivel nacional y ahora internacional, ubicando su producción en plena carretera hacia Tambo Quemado.

Rojas indicó que aproximadamente existen alrededor de 5 mil familias en su municipio, las cuales producen desde 20 hectáreas hasta 1 de quinua real, generando al año más de un centenar de hectáreas de quinua.

“Todo el municipio de Umala está basado en la producción, nosotros producimos quinua en más del 60%, también nos dedicamos a la parte lechera, al ganado e incluso un sector en la serranía se dedica a trabajar con camélidos”, explicó.

 

 

Fuente: http://www.eldiario.net/noticias/2017/2017_05/nt170528/nacional.php?n=38&-quinua-genera-mas-del-70-de-ingresos-en-comunidades